Practicar yoga ahorra dinero. Te contamos cómo

Lo que en su origen era una práctica milenaria reservada a unos pocos privilegiados, se ha convertido en una disciplina popular en el mundo entero.

Sólo en Estados Unidos (país bastante alejado tanto geográfica como culturalmente de la cuna del yoga), lo practican más de 35 millones de personas.

Y en España, casi un 30% de la población entre los 18 y los 65 años lo practica o lo ha practicado alguna vez en su vida (Aomm.tv, 2014)

No es de extrañar que los atributos asociados al yoga resulten conocidos, incluso entre los no-yoguis: flexibilidad, relajación, conciencia, energía, conexión, intuición, equilibrio, fortaleza, etc.

Lo que seguramente no esperabas es que también ayudase a llegar a fin de mes.

Te contamos cómo.

 

Menos multas de tráfico

Según la Queensland University of Technology (Australia), conducir en estado de estrés se asocia a un mayor riesgo de accidente a causa de las distracciones y el aumento en el tiempo de respuesta.

También se relaciona con el exceso de velocidad (y por tanto, con la probabilidad de recibir una multa) debido a una mayor dificultad para centrarse en el proceso de conducción y las prisas por llegar al destino.

El yoga no sólo induce a un estado de relajación, sino que también favorece la conciencia plena y por tanto la concentración en las actividades que realizamos.

 

Vacaciones más económicas

Hotel, excursiones, restaurantes, bebidas, entretenimiento…unas vacaciones al uso suponen un desembolso importante, y aunque jamás te recomendaríamos que dejases de viajar (faltaría más), sí que te animamos a que consideres otras opciones como los retiros.

Lo que hasta hace poco tenía connotaciones hippies (e incluso sectarias) ha sufrido un desarrollo increíble. No hay más que ver las “experiencias 360” del Sha Wellness Clinic en Alicante, o los Yoga & Detox Organic Sailing de Lucía Liencres en Ibiza y Formentera.

 

Con un presupuesto más ajustado tienes cientos de opciones que puedes consultar en yogaenred.com.

Ten en cuenta que muchos retiros se realizan en alojamientos pequeños y sencillos cerca del campo o el mar, la comida suele ser vegetariana con productos locales y de temporada, y los talleres a menudo los imparten los propios dueños del establecimiento, lo cual abarata los costes. En algunos de ellos el alojamiento incluso es gratis (si traes tu propia tienda, por ejemplo) o a cambio de que colabores con tareas como la cocina o el huerto.

 

Menos gasto en comida

Pensarás que es por la inclinación que tienen los yoguis al veganismo o al ayuno como purificación del cuerpo y el alma, pero no tiene nada que ver.

Nos referimos a los atracones, los antojos, y la elección de comidas preparadas y poco saludables que se asocian al estrés, la ansiedad y la depresión.

La causa que hay detrás es que nuestro organismo busca de manera natural un sentimiento de felicidad y satisfacción, y las cosas materiales (como la comida) son la vía más directa e inmediata para conseguirlo.

 

El yoga calma la ansiedad, nos hace tomar una mayor conciencia del presente y nos permite tomar decisiones más racionales.

También tiene un efecto multiplicador, pues influye en el resto de ámbitos de nuestra vida. No es raro que las personas que se inician en la práctica acaben mejorando su alimentación, sus relaciones personales o la manera en que afrontan su trabajo, o que dejen el alcohol y el tabaco.

 

Bye, gym, bye!

De acuerdo. Puede que dos clases a la semana en un estudio top de yoga dupliquen la suscripción a un gimnasio convencional, pero no podemos negar que el yoga es una disciplina que invita a ser practicada en casa: puedes elegir la duración y momento del día, aprovechar la quietud e intimidad de tu hogar (si la tienes….), y practicar en pijama (sin duda, lo mejor).

La recomendación habitual es que al principio asistas a clases colectivas para interiorizar las asanas y la manera de hacerlas correctamente, y una vez te hayas “enganchado”, establezcas tu propia rutina en casa. Para ello te será de ayuda la multitud de recursos que hay disponibles online.

Una de nuestras plataformas favoritas (y gratuitas) es la de Xuan Lan Yoga, en la que ofrece secuencias con diferentes duraciones, niveles y objetivos.

Otra opción son los libros. Nos encanta Yoga, un estilo de vida, de Vanesa Lorenzo, aunque también puedes fijarte en los flows y consejos que comparte en su blog.

 

 

Menos cosmética (y más belleza)

Un poco más arriba mencionábamos el efecto multiplicador que tiene el yoga en todos los ámbitos, y el de los cuidados corporales y faciales es uno de ellos.

De manera paulatina (y casi sin darte cuenta) simplificarás tu rutina e irás sustituyendo tus productos cosméticos de grandes marcas por otros más naturales y con menos componentes químicos. Tus elecciones serán más conscientes y menos caprichosas, y aprenderás a interpretar lo que te pide tu piel en cada momento.

 

Y en menos de lo que piensas acabarás con el cutis embadurnado de aceite de coco en lugar de tu hidratante de grandes superficies.

 

Menos consultas con el médico

La inmensa mayoría de las personas que empiezan a practicar yoga lo hacen con la intención de mejorar su estado físico, mental y emocional. Y es que el yoga reduce el estrés y la ansiedad, favorece la eliminación de toxinas, mejora la postura y el equilibrio, protege la espina dorsal, previene osteoporosis, estimula el flujo de sangre en el organismo, refuerza el sistema inmunitario, regula las glándulas adrenales, incrementa los niveles de serotonina (aka “hormona de la felicidad”), reduce el azúcar en sangre y mejora los problemas digestivos (entre otros beneficios).

Independientemente de si tienes seguro privado o no, la práctica constante del yoga repercute positivamente en tu salud (y siempre es más agradable una hora en tu mat, que una hora en la sala de espera de un hospital).

 

 

Comparte el artículo y dales un motivo más de orgullo a tus amigas yoguis 😉


Related Posts

Agenda Junio 2017: eventos y festivales wellness

Agenda Junio 2017: eventos y festivales wellness

La llegada del buen tiempo, las vacaciones a la vuelta de la esquina, el comienzo de la jornada continua y el curso escolar aun sin terminar…

Los 5 motivos por los que tu “día saludable” acaba en atracón

Los 5 motivos por los que tu “día saludable” acaba en atracón

Empiezas el día motivada. Desayunas un bowl de avena con leche de almendra, semillas, fruta y café, te tomas unos frutos secos con té verde a media mañana, comes salmón a la plancha con ensalada, meriendas una manzana y….cenas un platazo de pasta con queso […]



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *