La causa de tu depresión está en el intestino

Durante décadas, se ha atribuido la depresión a un factor genético, que de desarrollarse, lo haría motivado por un desequilibrio químico producido en el cerebro.

Así, el tratamiento habitual también seguía medidas químicas: los medicamentos antidepresivos.

Los últimos avances en la materia, sin embargo, echan por tierra esta idea apoyándose en la falta de evidencia científica que la respalde.

En su libro “A Mind of Your Own: The Truth About Depression and How Women Can Heal Their Bodies to Reclaim Their Lives”, la doctora  Dr. Kelly Brogan (certificada en psiquiatría, medicina psicosomática y medicina holística integrativa) apunta a otro motivo: la inflamación.

 

Una publicación compartida de Jennifer Roberts (@roxyknox) el

 

El nexo entre inflamación y depresión

La inflamación es el síntoma de un desequilibrio en el organismo; es decir, es el mensaje de alarma que manda el cuerpo para advertir de que algo va mal. Este desequilibrio está causado por diferentes motivos, gran parte de ellos relacionados con el estilo de vida: una dieta pobre, exceso de estrés, falta de ejercicio físico y de luz solar, exposición a diferentes toxinas, consumo de drogas, etc.

Los avances médicos de los últimos años indican que el intestino comunica información al cerebro, que es la microbioma (sistema de bacterias del intestino) la que gestiona esta comunicación, y que el lenguaje empleado son los “mensajeros inflamatorios”.

Es decir:

Estilo de vida nocivo >>Desequilibrio >> Respuesta inflamatoria >> Depresión.

Brogan ve la inflamación como una oportunidad para parar y tratar de averiguar cuál es la causa de nuestra inflamación (más que enmascarar o suprimir los síntomas, como se ha hecho hasta ahora).

 

Cómo saber si tienes inflamación

Al margen de los síntomas que puedas notar, hay una serie de análisis que arrojan luz sobre la existencia de un desequilibrio que a la larga cause inflamación. Los más comunes son los exámenes de la función tiroidea, los signos de deficiencia de Vitamina B12 o Vitamina D, el nivel de Proteína C Reactiva (que aumenta en presencia de inflamación) y el nivel de azúcar en sangre. En cualquier caso, deberá ser el médico especialista el que determine qué pruebas practicar.

 

Las claves para reducir la inflamación

La doctora propone un programa holístico basado en prácticas ancestrales como el Ayurveda y la Medicina Traidicional China, con un fuerte  foco en la nutrición (para mandar al intestino una señal de seguridad y curación).

    • Alimentación: Sostiene que la comida no es sólo una fuente de energía, sino también informativa, y por ello, es necesario consumir alimentos que “no griten a nuestros genes, sino que le canten una canción de amor”. Comer alimentos perjudiciales puede afectar a tu estado de ánimo (por medio del desequilibrio en los niveles de azúcar), atacar tu cerebro a través del sistema inmune (si consumes lácteos y gluten, por ejemplo), o privarte de los nutrientes necesarios para regular tu sistema hormonal, inmunitario, digestivo y nervioso. Para luchar contra ello propone una dieta alta en grasas naturales y alimentos orgánicos (incluyendo los de procedencia animal). En cualquier caso, también anima a seguir un enfoque intuitivo, en el que se “escuche” al organismo para saber qué es lo que nos sienta mejor.

 

    • Meditación: recomienda de 3 a 12 minutos diarios de Kundalini yoga como sistema de meditación para calmar el sistema nervioso, adquirir más conciencia de las percepciones, y deshacerse del miedo.
    • Movimiento: practicar de acuerdo a las preferencias de cada uno (puede ser baile, natación, intervalos de alta intensidad, yoga, running…).

 

 

  • Sueño: centrarse no sólo en la cantidad (7-8 horas) sino también en la calidad del mismo.
  • Desintoxicación del hogar: limpiar y desechar todos los productos que contengan elementos químicos agresivos.
  • Y finalmente, un cambio en la actitud mental: recordar que el cuerpo tiene una capacidad asombrosa para sanarse, y que lo mejor es no entorpecer su trabajo.

 


Related Posts

Olvida el “Hygge”. 2017 será el año del “Lagom”

Olvida el “Hygge”. 2017 será el año del “Lagom”

A estas alturas, nadie se atrevería a poner en duda que los nórdicos nacen con cierta inclinación (o talento) por el diseño. La explicación más plausible estaría en la cantidad de horas que pasan en el interior de su hogar (pues seis meses de oscuridad […]

Los 4 motivos por los que empezarás a echarle mostaza a todo (incluido tu pelo)

Los 4 motivos por los que empezarás a echarle mostaza a todo (incluido tu pelo)

Dice Lauren Imparato, fundadora del estudio de yoga I.AM.YOU y autora del libro Retox, que ponerle mostaza a todo es un síntoma propio de las personas con “complejo de gordo” (amén de otros como usar mucho picante, mascar chicle o atiborrarse de pepinillos, atún en […]



4 thoughts on “La causa de tu depresión está en el intestino”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *