De modelo a yogui: el cambio de vida de Vanesa Lorenzo, Verónica Blume y Aída Artiles

Son muchas las modelos “enganchadas” al yoga: Gisele Bundchen, Valentina Zelyaeva, Judith Mascó y Miranda Kerr son sólo algunas de ellas.

Pero hay otras que han decidido llevarlo a otro nivel y hacer del yoga su estilo de vida.

Así es como se llama, precisamente, el libro de nuestra primera protagonista, Vanesa Lorenzo.

 

Vanesa Lorenzo

 

 

El descubrimiento: La admiración por los cuerpos fibrados y erguidos que veía en los yoguis de edades avanzadas le hizo acercarse a una escuela de Manhattan hace más de 15 años. Pronto se dio cuenta que el yoga despertaba en ella sensaciones intensas, y de que era una filosofía mucho más profunda de lo que pensó en un principio.

 

El enamoramiento: Se produjo en la primera clase, pues le hizo recordar sensaciones que tenía cuando bailaba ballet clásico. El yoga  potencia el equilibrio entre cuerpo, mente y alma, le aporta una mayor conexión consigo misma,  y le ha permitido aprender a reconocer qué necesita su organismo y qué no. En sus propias palabras: “supe que el yoga estaba en mi naturaleza”.

 

 

El punto de inflexión: Lleva tiempo compartiendo su pasión por el yoga en su cuenta de Instagram, su canal de vídeos en YouTube, y su blog, pero ha sido la publicación de su primer libro, “Yoga, un estilo de vida”, lo que ha marcado su consolidación definitiva. Lo ha escrito para compartir su experiencia desde un enfoque amable, sencillo y honesto, y ayudar a todos aquellos que estén dando sus primeros pasos en la práctica. Consta de cinco pasos (1. Despierta tu cuerpo; 2.Cárgate de energía; 3.Descubre la meditación; 4.Los problemas son oportunidades; 5.Contempla tu belleza), y no se limita a mostrar asanas, sino que también trata otros temas de la filosofía yogui (como las relaciones, la alimentación y la belleza), todo ello de una manera personal y con una estética muy cuidada.

 

Verónica Blume

 

Una publicación compartida de Veronica Blume (@veroblume) el

 

El descubrimiento: Realmente no fue tal, pues las disciplinas orientales han estado muy presentes en su familia (su padre siempre ha meditado y su madre llegó a ingresar durante un mes en un ashram de yoga de la India). Pero ella no empezó a practicarlo hasta que llevaba más de diez años trabajando en la industria de la moda y se dio cuenta de que había perdido la conexión consigo misma. El verdadero cambio llegó cuando se quedó embarazada: su cuerpo estaba cambiando y su mente estaba abierta a nuevas experiencias. Empezó a practicar yoga, lo dejó todo y se fue a vivir a Ibiza durante una temporada.

 

El enamoramiento: En sus propias palabras “aunque soy una persona muy compleja, desde que hago yoga he encontrado un lugar de mayor estabilidad desde el que me entiendo más y me acepto mejor”. Y añade que “practicar yoga provoca en el cuerpo la misma reacción química que cuando estás enamorada. Al fin y al cabo, liberas endorfinas porque es un acto de amor hacia ti misma. Con la práctica diaria aprendes que te sienta bien y que no”.

 

El punto de inflexión: Empezó compartiendo su pasión por la filosofía de vida yogui en su blog. Le que siguieron unas clases informales a sus amigas en el salón de su casa, que acabaron siendo el siendo el germen de The Garage by Verónica Blume, un “gimnasio de yoga” cálido y luminoso en el barrio de Poble Sec (Barcelona) donde además se ofrecen workshops centrados en bienestar y eventos culturales.

 

 

Aida Artiles

 

El descubrimiento: Su primer contacto fue con el Bikram yoga hace unos años, en Madrid, pero no fue hasta 5 años más tarde cuando descubrió el Jivamukti yoga y quedó definitivamente enganchada. La responsable fue Rima Rabbath, una profesora que conoció en Nueva York, que la enseñó a amar la práctica y la ayudó a crecer a nivel personal.

 

Una publicación compartida de Aida Artiles (@aidaartiles) el

 

El enamoramiento: ha notado los beneficios sobre todo a nivel mental (ha aprendido a estar más presente, a ser paciente, a controlar mejor el estrés, a afrontar las malas sensaciones con serenidad, y a quererse más). Aunque lo que realmente destaca es que “Con el yoga se va aprendiendo a vivir, poco a poco lo vas experimentado y te va transformando sin darte cuenta”.

 

Una publicación compartida de Aida Artiles (@aidaartiles) el

El punto de inflexión: su cuenta de Instagram se ha convertido en pura inspiración yogui, ha grabado una guía de asanas sencillas con Elle y se ha convertido en imagen de Believe Athletics, una firma de moda deportiva especializada en yoga y running. Aunque el punto de inflexión, sin duda, ha sido certificarse recientemente como profesora de yoga.


Related Posts

Agenda Junio 2017: eventos y festivales wellness

Agenda Junio 2017: eventos y festivales wellness

La llegada del buen tiempo, las vacaciones a la vuelta de la esquina, el comienzo de la jornada continua y el curso escolar aun sin terminar…

Lo que realmente ocurre cuando comes como un ángel de Victoria´s Secret

Lo que realmente ocurre cuando comes como un ángel de Victoria´s Secret

Con el desfile de Victoria´s Secret ha empezado a ocurrir un ciclo parecido al de la alfombra roja de los Óscar: semanas de expectación previa y… semanas de análisis posterior en el que cientos de fotos invaden el feed de tu Instagram, grupos de Whatsapp, […]



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *