Si vas a tomar antibióticos para el acné, lee esto primero

Cuando llevas tiempo sufriendo de acné (sobre todo si persiste tras la adolescencia) sientes que lo has probado todo: exfoliantes (agresivos), lociones (más agresivas aún), tratamientos de cabina, remedios caseros (¿de veras a alguien le funcionó eso de la pasta de dientes…?), cambios en la alimentación, píldoras anticonceptivas y puede que hasta Roacután (palabras mayores).

Otra de las soluciones que quizás te hayan dado en el dermatólogo es la de completar un ciclo de antibióticos.

Y es una maravilla, para qué negarlo. Fácil, barato y rápido. Piel como la de un bebé en una semana después de años de lucha. Resultados garantizados, sea cual sea la causa que ha originado el destrozo en tu piel.

La panacea, pensarás.

Pero aquí estamos nosotros para recordarte lo que ocurre con todos los milagros….

 

Primero, una explicación (express) de cómo se produce el acné

Todos tenemos en la piel una bacteria llamada Propionibacterium acnes. Esta bacteria no sólo no es mala, sino que también es necesaria para el equilibrio epitelial. En condiciones normales, ni sabríamos de su existencia, pues no se manifiesta. Pero cuando, por el motivo que sea (fármacos, cosméticos, sudor, cambios hormonales, mala alimentación), las glándulas sebáceas producen más sebo del normal, se crea un ambiente graso que favorece una proliferación anormal de P.acnes, generando inflamación, y en última instancia, granos, quistes y espinillas.

 

“Muerto el perro, se acabó la rabia”

El propósito de recetar antibióticos  es tan simple como aniquilar a P. acnes.

Si P. acnes no existe, aunque haya una secreción excesiva de grasa, la inflamación simplemente no podrá producirse.

Brillante.

 

Pero los milagros tienen un precio

Y es a ti a quien le corresponde decidir si merece la pena pagarlo, teniendo en cuenta que:

  • Los resultados son temporales (sólo se mantendrán durante el tiempo que tomes el antibiótico, que suele ser en torno a tres meses).
  • El efecto rebote es muy probable (y devastador). Muchas personas (incluyendo esta que escribe) experimentan un brote de acné fortísimo tras terminar con el tratamiento. Y con brote no nos referimos a una semana con varios quistes en el mentón, no; sino a un par de meses en los que lo único en lo que piensas es en la preocupante similitud de tu cutis con un volcán en erupción.
  • Pero lo peor es, sin duda, el daño en tu flora intestinal, pues los antibióticos reducen el número de bacterias “buenas”, propulsan el crecimiento de otras más patógenas y resistentes, y favorecen la propagación de hongos. Para volver al equilibrio inicial no basta con un par de cápsulas de probióticos y un vaso de kéfir (algunas cepas tardan años en recuperarse). Teniendo en cuenta que los últimos estudios avalan lo que ya adelantó Sócrates de que “toda enfermedad empieza en el intestino” querrás mantener tus baterías intestinales en orden.

 

Muy bien. ¿Alguna solución más natural?

Si quieres prescindir de medicación para tratar el acné (ya sea isotretinoina, píldoras anticonceptivas o antibióticos) ten en cuenta que no es un camino sencillo: primero hay que determinar la causa que lo provoca, y después adoptar un enfoque holístico que englobe alimentación, ejercicio físico, técnicas anti estrés, suplementación, nueva rutina cosmética, etc.

Y como eso da para muchos (muchísimos) artículos, y el que hoy nos ocupa versa sobre antibióticos, te recordamos la alternativa natural más potente: el ajo.

ajo

Aviso: el remedio puede ser peor que la enfermedad (de ha demostrado que el ajo puede dañar irreparablemente la vida social de quienes lo consumen) ;-P


Related Posts

Antes de tirar la piel de los plátanos, úsala. Te contamos cómo

Antes de tirar la piel de los plátanos, úsala. Te contamos cómo

El reciente auge del movimiento zero waste (“cero desperdicios”) nos ha hecho reconsiderar algunas de las cosas que van a la basura de manera automática (y que si ahora te decimos que deberías conservar, puede que sueltes hasta una carcajada; como mínimo).

Vacuna contra el acné: una realidad en menos de lo que crees

Vacuna contra el acné: una realidad en menos de lo que crees

Solo quien ha sufrido acné sabe el calvario que supone: crees que todo el mundo mira tus granitos y rojeces, notas la piel inflamada y te sientes de todo menos atractiva (a pesar de que tus familiares y amigos no se cansen de repetir que […]



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *